Cámara Empresarial de Maldonado

Intergremial define como angustiante situación comercial de Maldonado

Como todos los últimos lunes de cada mes se celebró una nueva reunión plenaria de la Intergremial de Maldonado.

De la reunión participaron autoridades de la Cámara Empresarial de Maldonado, de AIPE -CIDEM, de la Unión de Comerciantes Minoristas de Maldonado, de la Red de Carniceros de Maldonado, de la Asociación Uruguaya de Seguridad (AUDES), de la Corporación Gastronómica de Punta del Este, del Centro de Hoteles y Restaurantes de Maldonado, del Centro Patronal de Taxis de Maldonado, de la Sociedad Fomento Rural de Maldonado y de la Coordinadora de la Industria de la Construcción del Este (CICE).

La convocatoria sirvió para realizar una evaluación de la actividad del sector comercial y de servicios del departamento y para firmar el acta de fundación de la Institución. La comisión directiva quedo integrada por Leandro Quiroga en representación de la Corporación Gastronómica, Javier Sena por ADIPE y José Pereyra por la Cámara Empresarial de Maldonado.

Los empresarios realizaron una evaluación de la actividad empresarial por rubro y tomaron posición sobre algunos temas puntuales que están afectando a los sectores. La actual coyuntura de desaceleración en la economía ha impactado en todos los rubros, variando entre el 35% y el 60%. Los sectores más afectados son los inmobiliarios, los hoteleros y los taxistas.

En el rubro de almacenes y mini mercados se constató que un 40% se ha pasado a la informalidad como forma de seguir subsistiendo y la gran mayoría de los  gastronómicos opto por cerrar sus puertas durante los 9 meses que van de marzo a diciembre. A pesar que la operativa de los hoteles es deficitaria, en el sector han optado por permanecer abiertos durante este invierno aunque están invirtiendo recursos para sostener la apertura.

Molestia con el Gobierno

La molestia hacia el Gobierno fue generalizada, por cómo está operando la Dirección General Impositiva (DGI), la indiferencia en el combate al informalismo y a las altas tasas que cobran las empresas emisoras de tarjetas de crédito, y el prejuicio que tiene sobre el sector comercial y empresarial de Maldonado.

Sobre la mesa estuvo a consideración una carta que la DGI remitió a algunos contribuyentes a la que catalogaron de “intimidatoria y amenazante”. En dicho envío amenazan con auditorías internas a los empresarios que no estén al día con el ente recaudador. Sobre este aspecto los empresarios sostuvieron que el Estado desconoce absolutamente la situación que el sector está atravesando y además dijeron que la DGI se maneja de manera arbitraria y discriminatoria.

Sobre este aspecto evaluaron que el peso de las fiscalizaciones sobre Maldonado era permanente, mientas que en otros departamentos del país no existía, al punto que algunos testimonios indicaron que empresarios  locales han sido inspeccionado más de 10 veces, en cambio en otras zonas del país no eran visitados.

Destacaron que la meticulosidad sobre el sector formal no atacaba la informalidad que es una de las largas reivindicaciones que sostienen los empresarios. En el rubro inmobiliario el sector informal es del 80% del total. Según los empresarios el Estado no tiene voluntad en combatir la alta informalidad ni a los evasores.

 Tarjetas de crédito

Los altos costos que significan las ventas mediante tarjetas de crédito es uno de los aspectos que más preocupa al sector empresarial. Los empresarios expresaron que los valores que cobran las empresas emisoras son desproporcionados y que son cuatro veces más caros que la media internacional. Sostuvieron que Ley de “Bancarización” es una señal del Gobierno en apoyo a las financieras a las que catalogaron de “especuladoras internacionales”.